Hamacas Maya de Yucatan

Como colgar tú hamaca Maya:

Para estar cómodo en una de estas hamacas Maya debes acostarte en diagonal o transversalmente. Es por esto que solo el ancho de la hamaca es lo único que cambia de un tamaño a otro.

Tu hamaca Maya (también hamaca Mexicano) debe ser colgada formando una linda sonrisa. Los extremos de los brazos deben tener entre 6 y 6.5 pies de altura (2 metros aprox.) y de 11 a 12 pies separados.

El centro de la hamaca, que es la parte mas baja de esta, se recomienda que esté 20" (0.5 m) separado del suelo; o lo que sea mas conveniente para ti a la hora de entrar y salir de la hamaca.
En el exterior, mientras más distancia haya entre los árboles, más alto necesitas atar las cuerdas.

Evita instalar la hamaca directamente al gancho de metal pues se desgastan las argollas. La mejor manera es usando cuerdas de nylon o poliéster para atar la hamaca al gancho utilizando un nudo fácil de hacer, como la imagen que ven aquí. Este no se deshace fácil si necesitas ajustar la altura de la hamaca.


Como usar tu hamaca yucateca:

Una vez que tu hamaca esté instalada de forma segura, es tiempo de relajarse.
Primero párate delante de la hamaca en el centro, toma un puñado del tejido en la mano y lo levantas sobre tus hombros. Manteniendo esa mano en alto, siéntate en la hamaca y recuéstate boca arriba. Sueltas el tejido y sube los pies a la hamaca. Muévete y acomódate hasta encontrar el punto donde no sientas presión, recuerda ir en dirección diagonal, a unos 30 o 45 grados en dependencia de tu estatura y el tamaño de la hamaca.
Muy rápido llegarás a un estado de pura felicidad, poco antes de quedarte dormido.

Como cuidar tu hamaca Maya:

Si tu hamaca es de algodón, es mejor guardarla cuando no la uses. El algodón tiene que estar bien seco, si no quieres que se pudra de moho. Por lo que es mejor evitar la lluvia, y nunca guardarla si esta húmeda, siempre esperar a que se seque completamente.
Las hamacas de nylon no se ven afectadas por la lluvia, pero durarán más si no se exponen permanentemente a los rayos solares.
Puedes lavar la hamaca en la lavadora si lo deseas, pero solo con agua fría. Y si no quieres odiarte luego, ata firmemente los brazos de suspensión de la hamaca cada 6" (15 cm) porque si se enredan vas a necesitar algo más que una hamaca para relajarte. Déjala secar al aire libre, nunca en la secadora. Ten en cuenta que cuando las lavas, estas suelen encogerse un poco, pero en cuanto la uses otra vez vuelven a la normalidad.