Hamacas Maya de Yucatan
Hamaca de Yucatan
Hamaca maya
Silla hamaca


Cuando tu compras una auténtica hamaca Maya de Yucatan ayudas a estos increíbles artistas a ganarse la vida dignamente, y así, sostener a su familia con honor y respeto. Les damos las gracias de su parte. 

Lo primero que debes saber:

¡Las hamacas Mayas de Yucatán son las más cómodas del mundo!

Ahora conoce un poco de su historia:
  Las hamacas no son originarias de Yucatán. Se cree que llegaron a México a través de la tribu indígena Arawak asentadas en el Caribe, a 200 años antes de la llegada de España.
  Esto nos dice que los yucatecos (Maya) llevan tejiendo hamacas desde hace 700 años...
 ¡A esto es a lo que nosotros le llamamos tener experiencia!
Las primeras hamacas Mayas fueron hechas de corteza de árbol, pero muy pronto la fibra del henequén se convirtió en el material de preferencia para hacer una hamaca fuerte.
El henequén es un tipo de agave que crece naturalmente en Yucatán. Se le conoce también como Sisal debido al nombre del pequeño puerto desde donde se exportaba la fibra en forma de cuerdas principalmente.
En la actualidad, un material más moderno sustituye el Sisal. Las hamacas mayas ahora son tejidas con algodón o nylon.
Las hamacas de algodón son las más cómodas y las más vendidas en los países del norte. Las hamacas de nylon, en cambio, no son tan cómodas como las hamacs de algodón, pero resisten mejor a la humedad de los países del sur.
Para unos brazos suspensores fuertes en una hamaca Maya, el material ideal es el nylon. De hecho, nosotros utilizamos el polipropileno, que es un material más suave que el nylon y además el color no destiñe. Pero ya que todos lo llaman nylon, por qué no llamarle también así.
¡Eh gringos! Si vienen a Merida y alguien les quiere vender una hamaca de seda, tengan en cuenta que en realidad es nylon. Y en cuanto a las hamacas de sisal, solo les gustarían si tienen comezón de espalda y se quieren rascar.
La mayor parte de la población de Yucatán sigue durmiendo en hamacas, pues estas son más frescas que los colchones, además de que se pueden quitar fácilmente durante el día, liberando un espacio valioso en las habitaciones.
Por lo tanto, las hamacas aquí, no son solo un producto utilizado para pasar unas horas de relajación bajo el sol; ellas forman parte de la cultura Maya de Yucatán, siendo elementos estándares en la mayor parte de las casas de la península.
En Yucatán, las hamacas las producen las mujeres principalmente, aunque algunos hombres también. El tejido de hamacas es una importante fuente adicional de ingresos para muchas familias; a veces, la única. Más de 200 familias están trabajando para darte las mejores hamacas del mundo. 
Las mujeres generalmente trabajan desde sus casas, mientras cuidan a sus hijos y ven su telenovela favorita. Sus condiciones de vida son mucho mejores que si trabajasen en una fábrica o en el campo, pues lo hacen a su propio ritmo y sin presiones de nadie. Es todo un acogedor trabajo en familia.
Ellos son como pequeños empresarios, pero sin tener que invertir dinero alguno. Solo reciben el material y una vez que esté terminada la hamaca reciben el pago, sin riesgo, y controlando así el nivel de ingresos que deseen.
Nuestros tejedores se encuentran cerca de Mérida, capital de Yucatán, y en otros pueblos lejanos. También tenemos una fuerte presencia en el pueblo de Tixkokob y sus alrededores.